Este fin de semana nos tocaba a Baigora disfrutar del Nacedero del Urederra. Con las lluvias de estos días estaba impresionante. Es cierto que el camino estaba un poco embarrado pero valió la pena, ver cascadas y remansos con tanta fuerza.